martes, 27 de diciembre de 2011

TUS LABIOS

Tus labios que contagian erotismo infinito.
Viajeros que paran a cada segundo, centímetro a centímetro.
Exploradores de mis rincones secretos.
Píldora que calma el ardor de mis entrañas.
Sueño esperado unos días solamente.
Permitido, deseado...
El sitio anhelado.
Con suavidad y forma ideal.
Y su ph, afrodisíaco natural.
Lugar en el que quiero
al 95 llegar.
Nunca me saciaré de ti.
dulce chocolate que derrite mi piel.

jueves, 8 de diciembre de 2011

NAVIDAD SIN TI

Querido mío:


No sabía cómo empezar. Me costó algo de trabajo porque muy en mi interior, no quiero hacer lo que voy a hacer. Pero después de mucho pensarlo, he tomado la que es una muy difícil decisión. Y aunque estoy convencida de que es algo necesario, no puedo negarte que me duele.

Buscando de qué forma decir “ya no te quiero en mi vida”, me topé con una canción maravillosa. Dice algo así: “Diciembre me gustó pa que te vayas… Qué sea tu cruel adiós… Mi navidad”. Lo consideré una especie de presagio, una señal de que estoy haciendo lo correcto. Así que aquí voy.

Ha sido tanto tiempo de estar juntos, tantas cosas que hemos pasado, siempre conmigo, acompañándome en las buenas y en las malas, que podría parecer injusta y hasta ingrata por ya no querer que sigas a mi lado. Pero, ¿sabes? Últimamente ya no me siento cómoda contigo. Me haces daño. Lo que al principio pudo parecer amor, poco a poco se transformó en adicción.

Recuerdo el día que te conocí. Fue también una Navidad, ¡Pero de hace tanto! Tenías ya tiempo coqueteándome, queriendo que me acercara a ti. Yo te veía con miedo, por lo que me habían contado que me podrías hacer o me podría pasar si me enganchaba contigo. Pero no me importó así que decidí hacerlo esa misma Noche Buena. Era tan joven. Te acerqué a mis labios y subí al cielo. No comprendí por qué todos me advertían que no eras bueno. Si. Al principio me escondía para poder estar contigo. Mi mamá puso el grito en el cielo cuando supo de ti y de mi. Pero poco a poco, ya no fuimos tan socialmente mal vistos.

A todos lados andábamos juntos. Éramos parte el uno del otro. Te agradezco que me ayudaras a escribir los poemas de medianoche. Aquellos en los que hacía falta una palabra y gracias a tu presencia a mi lado, pude lograr concentrarme y encontrarla.

¿Cómo es posible que si tanto te amo, quiera que te alejes de mi? Simple. Ya no me dejas respirar a gusto. Me ahogas. No soy libre, dependo de ti. Y ese no fue el trato. El pacto fue pasarla bien juntos, sin complicaciones. Pero las cosas se salieron de control. Buscarte a medianoche con esta ansiedad que me hace temblar y sudar frío; que seas lo primero que deseo tener cuando despierto por las mañanas, no es sano.

Ya no me dejas salir a caminar, ya no puedo ir contigo a restaurantes, has hecho que mi cuerpo cambie. Incluso mi piel se ha manchado por la ansiedad que me provocas. Y también están todas esas otras cosas que no me dejas hacer. Cómo en las navidades, en que prefiero salirme de la celebración para estar contigo, mientras mi familia abre los regalos, feliz de que no estés presente, porque nadie te soporta…

Por eso este año ya no quiero que sea igual. No pienso continuar del mismo modo. En navidad te conocí y en navidad te quiero decir adiós. Por amor a los demás, pero sobre todo, por amor a mi. De eso se tratan estas fechas, ¿no? De dar amor, de conseguir la paz que no se ha logrado durante el año, de ser mejores. Y contigo ya no lo soy. Ya no quiero esta relación enfermiza, ya no quiero que me hagas sentir mal, ya no quiero que me hagas sufrir.

Te quiero decir adiós. No cómo un hasta luego, si no cómo un adiós definitivo. Quiero que entiendas que aunque me busques o quieras regresar a mi lado, ya no hay vuelta atrás. Que no puedo seguir.

Después de 20 consecutivas, será mi primera navidad sin ti. Así que disfrutemos este 23 de diciembre, que es nuestro último día, nuestra última vez. Porque a partir de mañana, ya no estarás aquí. Me encantas, pero por amor, por salud y por vida, ya no puedes ser parte de mi. Así que adiós, cigarro. Tu serás el último que fume.

jueves, 17 de noviembre de 2011

SOY

Emprendo un viaje
que no tiene forma de desdecirse,
de deshacerse.

Porque no es de humanos volver atrás
y caer del mismo modo
qué tanto daño me hizo ayer.

Arremeto contra la vida,
la tomo por la fuerza.
La hago mía.




Soy libre.

viernes, 4 de noviembre de 2011

NUBES

Nubes de deseo
que se forman con la humedad
de nuestros cuerpos.

Nubes de algodón de azúcar rosa
que da un suave sabor
a la nueva vida que me envuelve.

Nubes con aroma cautivador
que me llenan y recuerdan
tu cercanía cíclica que prevalece.

Nubes que vuelan con regocijo
llevando hasta ti
la buena nueva que crece en mi ser.

lunes, 24 de octubre de 2011

FUTURO

¿Nos cansaremos algún día de hablarnos de amor?
¿De besarnos cómo si no hubiera un día siguiente?
¿De ser uno solo, dividido por comodidad en dos cuerpos?

¿Te hastiarás en el futuro de mi piel?
¿Dejarás de amar mi sonrisa?
¿Y mis ojos que sonríen cuando mi cerebro te piensa?

¿Se secarán mis letras, que son tuyas?
¿Se detendrán tus carcajadas que me anuncian un día mejor?
¿Se acabará algún día este amor?

viernes, 21 de octubre de 2011

UNIVERSO

I
Me miré en tus ojos de cielo y descubrí que el universo es mío.

II
El universo es infinito, cómo mi amor por ti.

III
En tus ojos descubrí la inmensidad del universo.

IV
Con un beso tuyo, me llevarás a viajar por el universo.

V
La belleza de tus ojos, sólo es comparable a la belleza del universo.

VI
Si. Eres mi universo.

martes, 18 de octubre de 2011

AMOR

Una noche de cuento, de novela rosa.
El piel con piel nos llevó al goce infinito.
A ese breve trozo de muerte
que se da con el roce de dos cuerpos.

Tus labios de rubí y tus dientes de perla.
Recorren mi ser con ternura,
sin querer dejar un centímetro descubierto.

¿Es amor?
Agradezco al Ser Supremo que lo sea.
Que lo haya inventado.
Y por sobre todas las cosas,
que me haya dejado experimentarlo.

sábado, 8 de octubre de 2011

NUEVA VIDA

Para Evan
Cacahuate Rock


Nueva vida,
Anhelada, esperada, deseada, buscada.
Dentro de ti, mi querida hermana…

miércoles, 21 de septiembre de 2011

EL TIGRE

El tigre se acerca lenta, cadenciosamente.
Decidido a atacar-dominar-someter a su hembra.

La hembra lo observa y espera.

El tigre se ve derrotado
por la mirada de un cachorro de ojos amarillos.

Que han resultado ser su imagen y reflejo.

domingo, 4 de septiembre de 2011

COTIDIANO

Un camino empedrado, en el que crece el pasto.
El suelo está mojado
y un tigre espera el momento de salir al escenario.
Los gatos duermen junto al perro anciano.
Y entre todo eso despierto,
asustado,
por los ecos de gritos de fanáticos
que creen estar del benévolo lado.

jueves, 1 de septiembre de 2011

jueves, 25 de agosto de 2011

LIMÓN Y COCO RALLADO

Corrí escaleras arriba
para llegar al encuentro del amor verdadero.
Aquel que te alimenta y convierte
lo mismo en un ser angélico que bendice el día a día,
que en un demonio de furia incontenible.

Y sin esperar una reacción,
me besaste con esos labios dulces,
de sabor a limón relleno de coco rallado.

Y me cubriste con un abrazo tierno y fuerte, amoroso y blanco.

Al cabo de unas horas, preguntaste ¿A que sabe tu sexo?
Yo solo pude responderte:
Dicen que sabe a mar. A atardecer en la playa.

Pero no te fue posible,
con tus labios de limón y coco rallado,
probar el sexo que fue hecho hace 38 años
exclusivamente pensando en ti.

Así que con un mundo de por medio,
sólo quedó responder a tus deseos cómo un animal sumiso
y entre sábanas prestadas
dejarte arremeter en mis entrañas…

miércoles, 10 de agosto de 2011

PAUSA

Para Gustavo Ceratti

Te sigo esperando.
Y no se,
no entiendo qué es lo que sucede que no regresas.

Quizá sea que estas recobrando fuerzas para seguir.
Quizá me sueñas en este momento.
Quizá todo éste amor que siento llegue a ti de algún modo.

Solo se que necesito verte de nuevo en pie,
escucharte.
Sentir que no me has olvidado.
Que no te has olvidado de quién eres.
Regresa Gustavo...

FLIRT (POESÍA A DUO CON GABO DI ROMO)

¿Flirt o provocación directa?
Ud. no tema... Sólo muéstreme un poco de sus suaves palabras...
¿Suaves? ¿Cómo un beso largo en una despedida que es un hasta luego? o ¿Suaves cómo una caricia sucinta entre dos seres que, sin conocerse, la desean y la buscan propiciando ese dulce momento?
Suaves como la caricia de 2 seres que la desean... Suaves como el templado viento que recorre la espalda cuando le niegas el paso a las prendas para que adornen tu piel. Suave como el aroma de una mujer que te quiere cerca aunque lejos estés...
Entonces que sean suaves y lentas. Qué las palabras sean cómo caricias y me lleven al cielo, al deseo. A tu entrepierna. Que pueda recorrerte con los cinco sentidos, para que quede una huella imborrable del suave momento en que nos conocimos.
Que los sentidos nos eleven al universo del deseo. Que nos permita conocer nuestros deseos. Que nos hablen de ternura, para que entendamos la pasión. Que me lleven a su templo a conocer el tesoro del amor y hacerlo dejando esa huella, marcada por la noche que terminó en día.
Noche larga de facetas: Dulce, suave, desgarradora. Noche que nos pide no dormir y si yacer. Yo entre tus brazos y tú, entre mis piernas. Abrazando, abrasando... Quemando todo a nuestro paso. Haciendo de la cama un lecho ardiente en el que el deseo nos obligue a pecar, si es que el pecado existe. Si es que lo quieres probar...
Probaré hasta la última gota del dulce liquido que pecado por nombre lleva. Sentiré el fuego de su interior y lo hare propio. Veré su rostro mirando hacia el universo y recorreré todos los caminos de su cuerpo con mis manos. No dejaré que se escape un solo silencio. Aprovechare mis tersas palabras para terminarlas en su oído y así su pregunta quedara contestada...
Deberán ser muchas respuestas, ya que mis anhelos también lo son. ¿Cuánto esperar para tenerte? ¿Cuánto rogar por un beso tuyo? Cada segundo es un martirio, cada segundo de saberte del otro lado, utópico, el sueño de mi vida, hecho realidad.

domingo, 7 de agosto de 2011

RURAL

Admiremos el campo. Las ciudades que se encuentran cerca de él, siempre son las más bellas. Las más verdes. Las que conservan el sabor a pan casero y a hogar. A tradiciones enraizadas en lo más profundo de sus árboles y a leyendas. Que son las mismas que en otros lugares, pero que son especiales porque siempre le sucedieron a alguien que conoce a alguien que nos conoce a nosotros.

En una de esas ciudades, encontré el amor verdadero. Es un pequeño lugar que se dedica a la siembra de los ingredientes básicos para hacer salsa: Jitomate, cebolla y chile. Un sitio en donde se hacen tortillas de mano y se vive en paz y armonía. Un pequeño rincón michoacano donde se puede ser feliz.

Llegué a ese lugar, huyendo del mundo de gente que te abruma en la gran ciudad. Quería una nueva vida, en la que podían incluirse gallinas, un pequeño huerto familiar, un perro y un gato. Lo que todo escritor debe tener para ser feliz. Así pasaron dos meses de tranquilidad y espera de que algo sucediera.

La felicidad que me prodigaban mis mascotas, nunca cubrieron totalmente la necesidad de un amor cómo el suyo. Hacía falta algo. Quizá conocerle. Y pasó mucho antes de que lo que me habría gustado. Llegó a mi vida de repente, con la voluntad que hasta hoy nos hace tener de vez en cuando ciertos conflictos, aunque su ternura me ganó de inmediato. Quisiera decir cuánto le amé desde ese día, pero las palabras no son suficientes. No existe nada igual a esto que sentí desde el primer momento en que vi su cara. Supe entonces que nunca antes había amado. Que todo lo que sentí fue algo que éste nuevo amor superó en todas las formas posibles.

Me entregué por completo. No por obligación ni porque fuera lo que tocaba hacer. Me entregué y me entrego por convicción, porque su amor es real, ilimitado, sincero. Porque a cada momento sigue haciéndome ver lo importante que es en mi vida. Lo mucho que le necesito para crecer.

Daría mi vida por defender la suya. Porque lo merece y porque así lo decidí. Es por eso que una mañana de julio, tuve que dejar mi casa, la pequeña ciudad rural que elegí para estar el resto de mis días. Una vez más, huí de un sitio que no era el correcto. Pero en ésta ocasión, lo hice por amor. Por el amor tan grande que ésta persona me hace sentir.

A veces regresamos al lugar dónde nos conocimos. Esa pequeña ciudad de campos y arado, de establos, de niños que juegan en los canales de riego, de domingos en la plaza. Recorremos con lentitud las calles que nos vieron desde el día en que nos conocimos. Observamos los cambios que sufre nuestra ciudad y de la mano, visitamos a la gente que nos conoce bien y nos ha visto disfrutar de nuestro amor.

Es tradicional, casi institucional, comer tacos en el mercado. Tomar un raspado en la plaza, esperar que por las tardes pase frente a la puerta de nuestro hogar el señor de los tamales. No tenemos teléfono y tan solo se pueden ver dos canales de televisión. Así de alejada está esa ciudad rural. Pero somos felices. Todo el tiempo que pasamos en ese pequeño lugar, lo somos. Disfrutamos al máximo nuestra compañía, porque ese pequeño lugar, nos da fuerzas para seguir cuando lo dejamos para continuar con nuestras vidas en la otra ciudad, la que nos adoptó después de que dejamos Michoacán.

Y no puedo dejar de agradecer al Creador, por haberme hecho conocer el amor verdadero. El que encontré en esa pequeña ciudad rural una madrugada de 6 de enero, el día en que nació la persona más importante de mi vida: Mi hija, mi niña. Mi princesa Scherezada.

martes, 2 de agosto de 2011

AQUI Y AHORA

¡Aquí y Ahora te quiero!
Porque eres una parte muy bella de mi Aquí y mi Ahora.
Aquí y Ahora, eres mi pareja.
Aquí y Ahora me complementas,
me hacer ser y sobre todo,
me das fuerzas para estar Aquí y Ahora.

sábado, 23 de julio de 2011

ALQUIMISTA

En el ocaso de tu existencia terrena
y en la plenitud de mi ser,
somos como un par de chiquillos
jugando a un nuevo amor.

Alquimista que procede de un mundo distante.
Hechicero de palabras, más que intercambiando,
imponiendo perenne tus decisiones.

Tirano ambiguo que no permite
traspasar la barrera electrónica.
Pareciera que tienes miedo
de amar a la bruja que cada mañana,
te ruega por un beso.

jueves, 14 de julio de 2011

TARDE DE PERROS (Y MAÑANA TAMBIEN)

Miércoles por la tarde. Todo transcurre tranquilo en el Museo Interactivo Xoloitzcuintle. El día ha estado como siempre: visitas escolares con niños ruidosos, maestras (ruidosas) que exigen un servicio rapidito y de buen modo, papás que piden con E de exigir lo mismo que las maestras, además de pensar que el Xoloitzcuintle es una guardería.

En realidad, el Museo Xoloitzcuintle es un espacio creado para la difusión y enseñanza de la Ciencia y la Tecnología dirigido principalmente a los niños. Peero… Como a todos nos hicieron creer que la Ciencia y su hermanita Tecnología son dos monstruos que viven debajo de las camas y que salen justo el día que va a haber un examen, pues entonces nuestro trabajo está dirigido a todos los visitantes para enseñarles que éste par de monstruesas no muerden, no son malas y no fueron creadas para el deleite sádico de los profes reprobadores.

Pero la tranquila tarde, se transforma después de la llegada de un oficio (traspapelado por semanas en una oficina gubernamental) informándonos que al día siguiente tendremos la visita de un pequeño grupo escolar dividido en dos etapas: Por la mañana 240 niños y por la tarde, tan solo 160.

El primer pensamiento de todos, es reportarnos enfermos de una súbita enfermedad infecto contagiosa. Y es que ya sabemos lo que sucede cuando un grupo de esta magnitud visita el museo. Perdemos autoridad y autonomía de un modo automático.

Así que lo que resta de la tarde, el museo se convierte en un verdadero Mictlán. Ningún Xoloitzcuintle (o sea guía del museo), ladra y mucho menos aulla. Quizá por momentos breves, se puede ver pasando en silenciosa agonía a uno que otro Xoloitzcuintle valiente... Ooo perfectamente medicado con ansiolíticos que les hacen hablarse de tu con Bob Marley.

En palabras del Ingeniero B. Francisco Javier López Pinto; Coordinador de programas y Proyectos de la Dirección General de Ciencia y Tecnología de la Secretaría de Cultura de Colima: “En el estado de Colima, se han encontrado figuras en barro de perros xoloitzcuintle como si estuvieran bailando y su interpretación es que un perro viejo está transmitiendo sus conocimientos a un perro joven. Por lo que para nosotros el museo de ciencia xoloitzcuintle, representa un espacio en el cual se transmitirá conocimiento científico y tecnológico a todos los que lo visiten”. Por eso somos Xolos. Perros pelones a mucha honra. Aunque algunos se pasen de perros y de pelones, pero eso es otra historia.

Jueves 9:50 a.m. empieza el desfile de autobuses. La logística está preparada y nuestros ánimos tampoco… Digo, también. El “Coordineitor”, inicia la jornada formando los grupos: 4 de 60 niños cada uno, más 6 adultos que nos apoyarán en el control de los pequeños. La mitad de los niños son enviados una hora a los juegos del parque en el que está ubicado el museo. Entonces nos quedan 60 niños que entran a la función del planetario digital (de última generación o sea, lo más moderno en el país) y otros 60 que pasan al museo. De éstos últimos se hace una subdivisión de 10 niños por guía y el tiempo estimado de recorrido en el museo es de 45 minutos. Al final de este tiempo se hace el cambio de grupos: Los que estaban en planetario pasan a museo y viceversa. A partir de la entrada del primer grupo a museo, es cuando comienza la diversión.

Todo puede pasar cuando se juntan niños, ciencia, aparatos lúdicos y una sobredosis de glucosa en su sangre. En esta ocasión, viví la más desagradable de todas las experiencias que he sufrido desde que trabajo en el museo, hace un año y medio.

Tenemos un aparato llamado “Simulador de Huracanes”. Sirve para saber más o menos lo que se siente estar en medio de uno. Obvio, la velocidad del viento no es exacta, porque si no con un huracán de categoría 1, cuya velocidad mínima es de 119 km/h, todo el museo saldría volando, incluída la típica maestra robusta, que nunca falta en cada escuela que nos visita. Bueno, en esta ocasión, me metí con mi grupo y comencé a explicarles la fuerza del viento, cuando al cambiar al huracán de categoría 2, un hermoso engendro de Satanás, tuvo a bien soltar un aire. O sea echarse un pedo, pues. Si has estado en un elevador cuando a alguna persona se le afloja el vientre, quizá podrías entender una millonésima parte de lo que sentí en ese momento. Recuerda, estaba en el simulador de huracanes, que incluye un espacio pequeño y herméticamente cerrado y un ventilador. ¿No entiendes? Que el aire se recicla. Todos los que estábamos allí dentro, después de hacer cara de asco y querer salir corriendo a vomitar, miramos con odio a la pequeña reencarnación de chinche apestosa. Y el chamaco canijo nos retó muerto de risa, muy orgulloso de su hazaña. Mi Hulk interno me dijo: mátalo o cuando menos, patéalo, pero el recuerdo de las cuentas sin pagar que se acumularían si me quedaba sin trabajo, me lo impidió. Lo único que pude decirle fue: “Si vuelves a hacerlo, entonces yo lo voy a hacer también. Y entonces SI, vas a querer salir corriendo hasta del museo”. Al terminar el ciclo de 5 categorías de huracanes, 10 niños y una maestra-guía de museo, o sea yo, salimos medio mareados por el olor y apestando a tanque de gas mal cerrado.

Después de eso, no recuerdo más. El resto de la mañana trabajé en automático. Quizá fue que quise evadir mi realidad o que de plano, el efecto anestesiante del aire me dejo knock out. Y todavía faltaba la tarde…

A las 15:50, después de salir a comer (tiempo que utilicé para regresar a casa y darme un baño de agua y de perfume, para quitarme el recuerdo olfativo de Pepe Le Pu), regresé al museo. La dinámica fue la misma. Dividir los grupos, mandar a unos a planetario y otros a museo… Todo en orden. Cinco minutos antes de terminar el último recorrido del día, un niño, como de unos 6 años, decidió que era una excelente idea ahorrarle un viaje al Ratón Pérez (si, ese que les trae dinero a los niños a cambio de un diente) y diestramente, se cayó en el único lugar inimaginable para caerse. El primer peldaño de la escalera del volcán-resbaladilla. Como en cámara lenta de una película gringa, ví salir volando literalmente de la boca del pequeñito un par de dientes. La sangre no se hizo esperar y el grito del niño, pues tampoco. Era lo único que me faltaba para hacer de mi día algo completamentemiserable.com. Rauda y veloz con los reflejos que solo una madre puede tener, corrí con el chiquillo hacia el baño para darle una buena enjuagada y para que su maestra no se diera cuenta de mi hazaña. Resultó que el grito de la víctima de la resbaladilla no fue de terror, si no de alegría. Pérez le iba a traer $100.00 por cada diente y mi ágil mentecita de inmediato sacó cuentas y quiso hacer negocio: Si le tiraba los tres dientes restantes que traía flojos, podríamos irnos a michas con la ganancia. No. Por supuesto deseché de inmediato la idea. Así que después de lavar y secar con cuidado las perlitas del chiquitín, se las entregué envueltas en papel higiénico a la maestra, que me agradeció el hecho: Sus papis (del niño, no de la maestra), tenían más de un mes intentando quitarle los dientes, pero el no se dejaba.

Pero no todo fue horrible ese día. Una hermosa niña me quiso adoptar como su tía. Otro pequeño me llenó literalmente de dulces besos. Si, besos con sabor a dulce de fresa que tenía embarrado en toda la cara. Eso paga el cansancio y momentos infames de un día en el museo. Porque trabajar para niños es maravilloso. Los niños son perfectos, no importa su condición social, cultural o económica. Todos se maravillan en los mismos aparatos, gritan del mismo modo su alegría y hasta se comportan de la misma manera cuando por un día, los sacan de la escuela.

Esto es parte de lo que sucede en el museo de ciencia Xoloitzcuintle, donde cada mañana y cada tarde, un grupo de ocho guías, tenemos vida de perros. Y me gusta…

martes, 12 de julio de 2011

INTERPRETACION DE UN CUADRO DE LORENZA ARANGUREN II

Caigo en un llanto
por el que no puedo despertar
de la tristeza
y el dolor que le consume.

Intento desesperadamente recobrarte el blanco,
pero se que es imposible.

Entre olas de profundo sentir
y la ausencia de Eros,
aparece tu angustia y destierro
de la paleta básica.

Aparece la belleza de algo intocable,
lo que no tiene explicación porque es tuyo:
nace de tus entrañas
y de la caída en ese estado
del que salgo cada noche
gracias al polvo de hadas.

INTERPRETACION DE UN CUADRO DE LORENZA ARANGUREN I

Vírgenes difusas,
mancilladas por el pequeño demonio
casi imperceptible
que me observa desde una esquina con mirada expectante.

Un útero vacío,
fantasmas diáfanos sobre las hojas de un diario viejo
y el dolor de una ausencia,
acercan aún más las ganas
de terminar con esto que no puedo llamarle vida.

domingo, 3 de julio de 2011

PERNA (ALMOHADA VERSIÓN EN RUMANO)

Ca în fiecare noapte când ajung în pat,
Îmbrăţişez perna.
Obiect fără viaţă care poartă numele tău.
Pentru că aşa,
Te pot ţine aproape, mângâia, săruta.
Pot să dorm cu tine.

Însă noaptea asta este deosebită.

În fiecare miercuri, perna mea,
care poartă numele tău,
îşi schimbă locul.
Pleacă din braţele mele
şi atunci, într-un dulce,
umed şi armonios moment,
o îmbrăţişez…

Traducción de Ruxandra-Ştefana Munteanu
MTTLC, Universidad de Bucareşt

sábado, 2 de julio de 2011

A DOUA (LA SEGUNDA VERSIÓN EN RUMANO)

Cea care te aşteptă în faţa uşii sale
în fiecare din serile tale.

Zâmbet perfect.

Lumânările, vinul
scenariul pregătit pentru amor.
Şi un pat cald
care te aşteaptă pe tine
şi pe prietena ta
completează tabloul.

Cu grabă şi cu prudenţă
parcurgi
drum cunoscut şi de neîmblânzit
între gheaţă şi foc.

Dualitate de sentimente.
Pentru cea pe care o iubeşti
şi deteşti să o laşi
ca în fiecare din serile tale.

Pentru cea pe care o iubeşti,
pentru că denumirea corectă
pentru a mă defini
este amantă.

Asta sunt eu.
Cea pe care o iubeşti pe ascuns,
numai pentru a auzi
cum cineva îţi spune ,,Te iubesc”.

Dar sunt astfel doar în vis.
Iar atunci când deschid ochii,
mă privesc şi, de fapt,
nu sunt decât soţia ta,
Atâta tot...

Traducción de Ruxandra-Stefana Munteanu
MTTLC, Universidad de Bucurest

miércoles, 29 de junio de 2011

¡NO!

¡NO!
No estoy dispuesta a perder tu amistad.
A dejar de sentir o dejar de ser.

No puedo permitírmelo,
porque eso me haría dar mil pasos hacia atrás
y ya no puedo más que mirar al frente.

Así que
¡NO!

Aunque griten razones sin razón,
la respuesta es ¡NO!

sábado, 25 de junio de 2011

ARCOIRIS

¿Dónde quedó la luz que nos iluminaba?
El corazón es una víscera tan frágil,
que se rompe con la ausencia.

Y no la quiero.

Tu ausencia carcome mi cerebro.
Mis locos pensamientos,
mi eros.

Se difuminan cuando en la línea no te encuentro.

Y me apago en una luz negra de soledad
que forma un arcoiris
en todos los matices
del blancogrisnegro.

viernes, 10 de junio de 2011

NATURALEZA


Renazco de las cenizas
gracias a la tibieza del agua,
al aroma de las frutas que saben a perfume.

A caminos ancestrales en los que el río fluirá en el futuro.

En tus brazos, encuentro el vital líquido
que sacia mi sed de milenios.
En tus labios, cierro el trato prohibido
de sensaciones que preceden el hormigueo de mis entrañas.

Cumbres y valles. Ríos y lagunas.
En todo lugar te observo,
te presiento.

Sin que nada más importe.

Solo tu dulce presencia.
Solo nuestra imagen de dos seres extraños
que son uno mismo,
predestinados a encontrarse.

ANSH (VERSIÓN EN RUMANO)


Frumoasă zeitate de douăzeci şi două de milenii,
plină de mistere solitare
şi culori de un exotic misticism.

Antropofag dispus
să facă parte din ritualul supravieţuirii
în care, într-o zi,
am fost ucenică a preotului din regiunea muntoasă.

Imagine îngheţată
într-o carte postmodernă la care nu am acces.
În alfabetul cu sensuri încriptate,
cu viteza unei chemări.

Sigur în dorinţele sale arzătoare,
îmbrăţişând viaţa,
învăţând.
Plin de dorinţă se rupe la un moment dat,
de ceea ce
nu mai întâlnesc în pieptul meu.

Aflat la jumătate de zi distanţă.

Înţelepte Stăpân,
Care zbori în depărtările amurgului
Spre iluzia renaşterii.

Descoperind transparenţa fiinţei mele
(care pare să nu existe în jurul tău),
tu redevii fragil.
precum ochii care-ţi protejează imaginea asupra pământului.

Dar, poate,
deşi nu o doresc,
urmarea durerii de ieri,
ne va transforma în străini,
Din nou.

Traducere de Ruxandra-Stefana Munteanu

martes, 24 de mayo de 2011

ANSH

Hermosa Deidad de veintidos milenios,
de misterios solitarios
y colores de exótico misticismo.

Antropófago dispuesto
a formar parte del ritual de supervivencia
del que un día,
fui aprendiz del sacerdote de la región montañosa.

Imagen congelada
en un libro posmoderno al que no tengo acceso.
En el alfabeto de contenidos encriptados,
con la velocidad de un llamado.

Seguro en sus anhelos,
abrazando la vida,
aprendiendo.
Deseando se parte en algún momento,
de aquello
que en mi pecho ya no encuentro.

Con la mitad del día de distancia de por medio.

Sabio Señor,
que vuela en la distancia del ocaso
hacia el ensueño del renacimiento.

Descubriendo la transparencia de mi ser
(que pareciera no existir en tus entorno),
te vuelves frágil.
Como los ojos que protegen tu visión de lo terreno.

Y quizá,
aunque no lo deseo,
el resultado del dolor de ayer,
nos convertirá en extraños.
De nuevo.

AGAIN


Queriendo volar y al lanzarme al vacío, 
dándome cuenta que no tengo alas.
Viendo que no tengo lo que se necesita para crecer 
porque no se que se requiere.
sin entender la dureza del corazón de los grandes, 
que de tan grandes, 
no miran hacia abajo
y nos pisan porque simplemente no les interesa observar.
En un encierro que no es físico si no más violento que eso.
Sin salida, 
sin poder mirar el cielo 
porque las paredes me oprimen
y el techo se acerca cada vez más al suelo.
Con la misma corteza que me cubre día a día. 
Sin opción alguna a cambiarla.
En silencio para no provocar la ira de los dioses.
Sin identidad, sin existencia, 
sin valor alguno para los demás.
De un modo más rudo que nunca, 
sin poder dejar el horizontal.
Siendo solo una espectadora de la vida, 
de la felicidad.

CRÓNICA DE UNA COLPOSCOPÍA


Y es casi una experiencia religiosa,
sentir que resucito si me tocas…
“Experiencia Religiosa” Garcia, Chein

Hay que comenzar explicando ¿Qué Chihuahuas es una Colposcopía? Bueno, en palabras elegantes, la colposcopía es un procedimiento médico en el cual se utiliza un microscopio especial (llamado colposcopio) para examinar detenidamente el cuello uterino (la abertura del útero, o matriz). En términos profanos, es cuando te meten una cámara por la florecita para verte lugares jamás tocados por la mano del hombre. A menos, claro que haya sido tu ginecólogo o algún galán con espíritu aventurero.

De entrada, el hecho de que te lo expliquen, te da terror. Si eres mujer. Si eres hombre, te da envidia, pero la escudas en el viejo chiste de: “Pues ese doctor trabaja donde los demás se divierten”. ¡Baah! Mejor veamos el caso de las mujeres. Cuando te dicen que necesitas este tipo de exploración médica, es realmente desagradable. Obvio, a nadie en su sano juicio le gusta exponer su intimidad nomás así porque si. Tiene que existir la sospecha por parte de los profesionales de que algo no está bien, para con cara de ya qué y un gran suspiro, resignarte a pasar por esta experiencia. Y tu piensas ¿Por qué precisamente a mi? ¿Por qué no pude haber tenido, no sé... Las puntas del cabello abiertas o una uña enterrada? ¡¡Peeroo noo!! El detallito tenía que estar en tus entrañas, primer hogar de tu hija, el lugar donde se produce ese cambio gracias al cual te conviertes en una fierecilla indomable cada 28 días…

Una noche antes de la cita, no puedes dormir y como es de esperarse, el día de la cita tu llegas súper nerviosa y apenada, con lentes obscuros aunque hayas salido de casa a las 6:00 a.m. porque no quieres que nadie te vea o te reconozca. Al llegar, te encuentras con que la cita que te agendaron era a las 8:00 a.m., pero eso es un engaño, porque es a esa hora cuando recogen los carnets y las consultas empiezan hasta las 9:00 a.m. y pa acabarla de amolar, delante de ti hay 6 mujeres esperando por tener esa misma inolvidable experiencia. ¡Qué maravilla! Aunque en ese momento, pasa a segundo plano cuánto tiempo esperarás en la antesala y lo que te van a hacer dentro del consultorio. Todo porque ¡No eres la única! No importa la edad, condición social o color del cabello, TODAS tenemos la misma cara de intersección yuxtapuesta. Bueno, casi todas. Las que ya saben a lo que van porque ya cuentan con su tarjeta de cliente frecuente, la han cambiado por una de resignación. Pero ojo y este dato es MUY importante: Bajo ninguna circunstancia, te acerques a ellas buscando información o consuelo. Te prometo que para cuando terminen de platicarte lo que te van a hacer, sentirás náuseas, ganas de salir corriendo y el color de tu piel habrá cambiado de rosa chapeteado a un hermoso tono verde Me Late.

Por fin y después de 2 horas de tortuosa espera, durante las cuales terminaste el libro que llevabas, pasaste al nivel 58 del único jueguito de tu celular, limpiaste la cartera de tickets de compra y de calendarios del 2007, sale la enfermera y dice tu nombre. Y tu caminas lentamente, como condenado rumbo al cadalso. Te asomas con cautela y la dulce enfermera, acostumbrada a la misma acción desde el principio de sus servicios en la clínica (hace como 35 años), “delicada y suavemente” te empuja hacia adentro y cierra la puerta con un rápido movimiento que ni Jackie Chan, en sus mejores tiempo podría superar. Todavía no has logrado recuperar la conciencia de lo sucedido y no sabes de donde, te llega una alegría infinita. Primero, porque quien te recibe es una doctora: Cuando menos, ya no te sentirás ultrajada (o no tanto). Y segundo porque con toda la paciencia del mundo, entre ella y la enfermera, se encargan de tranquilizarte, explicándote todo el procedimiento a detalle y haciéndote ver que no pudiste caer en mejores manos que las de ella. La cama de exploración ya no te parece potro de tortura y al parecer, todo estará muy bien. Y digo al parecer porque el espejo de exploración que entra por ya-sabes-donde, está muy, Muy, MUY, MUUYY frío. Señores científicos del mundo. ¿Por qué habiendo inventado los tenis super mágicos que te adelgazan solo de verlos, no han podido inventar un aparatito para, ya no digamos calentar, ENTIBIAR esa cosa horrenda que entra sin avisar, ni presentarse?

Durante la exploración, las más aventadas se atreven a mirar la pantalla en donde puedes ver en todo su esplendor, tu intimidad. Yo lo hice, primero porque mi sueño público es el de ser actriz y no podía desperdiciar la oportunidad de verme en la pantalla chica. Pero también para ver si lograba encontrar algo que me diera indicios de si había o no problema. Y si. Encontré uno. El principal problema es que no soy ginecóloga y todo absolutamente me pareció igual. Por supuesto, para inmortalizar el momento de mi debut en tv, me tomé una foto. Que no comparto contigo porque una tiene su pudor y mostrártela rebasa los límites del buen gusto y la decencia.

Finalizando el examen y en palabras de la doctora, no se encontró ninguna lesión visible. Pero tomó muestras para que sean analizadas en el laboratorio y en 3 meses tendré los resultados y mi siguiente cita romántica con Espéculo. A ver si para entonces, ya se le quitó lo frío conmigo. Salí del consultorio más tranquila, porque sobreviví a la exploración. Pero un detalle me hizo sentir una tristeza infinita. Descubrir que la belleza interna no existe. Que soy más fea por dentro que por fuera. ¿No me crees? Te enseño la foto. Pero no te lo recomiendo a menos que quieras tener pesadillas y utilizar ansiolíticos por el resto de tus días. Como el gato, que por goloso y por comerse un plumero perfumado, pasó cada día de sus 7 vidas echándose unas plumas bien olorosas. Pero esa es otra historia…

LAS FIESTAS DE LA VILLA

Para Héctor Luis...
Corren los caballitos
los grandotes y los chiquitos...
"Los Caballitos" Francisco Gabilondo Soler

Estamos a mediados de enero y en Colima, el 50% de los habitantes está pensando que ya están a punto de empezar las "Fiestas de La Villa", como le decimos todos a lo que en realidad tiene el pomposo nombre de "Festejos Charrotaurinos de Villa de Álvarez". La otra mitad, grita con desenfreno a cuanto amigo encuentra en la calle: "¡Quihubo vale! ¿Nos vemos en la feria de la Villa?". Así es esto. Desde 1857, año en que el festejo se trasladó al Municipio de Villa de Álvarez, ya que originalmente era de Colima, se viene haciendo del mismo modo y por la misma razón: En honor al patrono de Colima: San Felipe de Jesús (Mmm... Ya entendí por que hay tanto Jelipe en el Estado) y para pedirle como un favor especial que interceda por nosotros, los pobres colimotes, para que no haya temblores como los que suelen ocurrir por estos lares. Como un dato geográfico, Colima se encuentra muy cerca de la frontera de dos placas tectónicas: la placa de cocos y la norteamericana. O sea, que tenemos temblores para rato. Para eso se hacen las fiestas de la Villa: Mas vale prevenir que lamentar.

Como parte de los festejos, anualmente se hace la construcción de una hermosa plaza de toros, llamada "La Petatera" que, apuesto y gano, es única en el mundo. Tanto, que la UNESCO la declaró Patrimonio Cultural de la Humanidad. Ahora dime: "Huuy si. Y ¿Qué tiene de especial?". Bueno, permiteme responderte con la misma ironía con la que has hecho tu pregunta. Primero, que está en Colima. Ja. Y segundo que es la única que puede ser al mismo tiempo, una de las plazas de toros mas antigüas del mundo y la mas nueva. Si, leíste bien y NO estoy tomada. Resulta que "La Petatera" está construída precísmente de ese material: Petates; además de palos, horcones y mecates. ¡Y ni un clavo se utiliza en su construcción! Tiene un diámetro de 60 m y en ella pueden entrar hsta 8 mil espectadores. Ahora pregúntame ¿Y aguanta? ¡Claaro que si! En ella, además de corridas de toros, se ofrecen jaripeos, charreadas, espectáculos y conciertos con bandas musicales: La gente brinca, baila, se mueve y menea y es mas fácil que se caiga uno que otro borracho, que la plaza de toros. Su construcción tarda aproximadamente dos meses y al terminar los festejos, pues la desarman, guardan los materiales y hasta el año entrante.

Pero las Fiestas de la Villa, no estarían completas sin las Cabalgatas. Son procesiones que se hacen desde el Centro de la Ciudad de Colima, hasta La Petatera; donde la música de diferentes bandas, los caballos y sus jinetes, el cohetero, la Reina de las Fiestas y los Mojigangos no pueden faltar. Pero vamos por partes: En camiones descubiertos, se trepan las bandas de música que con alegre son, amenizan la cabalgata con sus ritmos norteños (del norte de México, obvio). El cohetero nunca debe faltar, porque es el que anuncia el comienzo y camino que lleva la cabalgata. La Reina de las Fiestas, acompañada de personalidades del Municipio, es la encargada de abrir el evento montada en un hermoso caballo. Y hablando de caballos y sus jinetes, hace muchos años, al principio de la historia de estas fiestas, los ganaderos que prestaban sus toros para ser lidiados, eran acompañados por las autoridades municipales y sus colaboradores hasta el lugar donde se encontraba la plaza de toros. Obviamente, alegrados por el Mariachi y el Ponche de granada: Una bebida con unos grados de alcohol, que hacía mas placentero el recorrido. Actualmente, la primera cabalgata se realiza entre las 8:00 y 8:30 de la noche y las siguientes (¡¡Sii, son varias!!), a las 12:00 del día. Por supuesto, para alegría y gozo de los trabajadores del departamento de limpia de los dos municipios (Colima y Villa de Álvarez) porque, como ya sabemos, los caballos no usan pañal.

Dejé al último los Mojigangos, no porque sean los mas importantes. Si no porque esperaba que se me olvidara mencionarlos. Bueeno. Cada quien le teme a lo que le teme, ¿no?. Los Mojigangos, fueron conocidos en España como Gigantes, quienes crean un ambiente cómico-burlesco en un contexto musical. O sea pues, que estos monotes, tambien acompañan las cabalgatas bailando pero sobre todo, asustando a las nenitas como yo. A pesar de estar hechos de materiales ligeros como cartón y carrizo, su tamaño hace imposible que una sola persona los lleve danzando todo el camino, así que entre 4 hombres se van turnando para cargar a los dos Mojigangos. Porque no contentos con asustar a los niños y a las princesas, estos engendros de la cartonería, vienen siempre emparejados... En la administración municipal 1970-1973, se tomó la decisión de que los mojigangos, representaran a algun personaje de la política, arte o cultura municipal, estatal o nacional. Y ya es parte de la tradición que para la primera cabalgata, se les lleve arriba de un camión, con el rostro cubierto, hasta el momento de su develación. Muy pocas personas saben la identidad de los mojigangos de cada año y genera una gran expectación conocerla. ¿A quienes les tocará el honor de convertirse en Mojigango este 2011?

Nos guste o no, aquí vienen las Fiestas de la Villa. Si queremos ir, que bien y si no, pues tambien. Pero hay que recordar la gran tradición que tienen y que solo son un elemento dentro de la gran variedad de costumbres que tenemos en este pequeño Estado de la República Mexicana. Y cada uno de estos elementos, forma parte de nosotros, los colimenses, que somos (porque ya me nacionalicé), tradicionalistas y con nuestras costumbres bien arraigadas. Como la costumbre que tienen algunos señores de ser bien pachitos* y echarle la culpa a sus esposas. Pero esa es otra historia...

* Pachito: Chismoso.

¿TA TROMPUDA O QUERE BESO?


El sabio consejo de una madre a su hija, fue: "Una sonrisa te abrirá las puertas". Y así fue. Cuando mi pequeña tenía 6 añitos, quiso participar en el certamen "Reina de la Primavera" del preescolar donde estudiaba. Yo como madre primeriza, me asusté por no saber como era el desarrollo de la cuestión, pero como Presidenta de la Sociedad de Padres de Familia, tuve que hacer mi mejor esfuerzo. Le prometí a mi pequeña intentar las mejores tácticas de guerra para vencer a sus rivales y progenitoras incluídas, pero con la condición de que ella tenía que poner tambien de su parte. Nos fuimos juntas todas las tardes, durante casi dos meses, vendiendo de oficina en oficina lapicitos, libretitas, angelitos de fieltro; todo lo que pudiera ser original y fácilmente vendible. Pero lo que nos ayudó aún mas (Si. Dije NOS. Ultimadamente, si ella ganaba, yo recibiría el puesto nada rechazable de Reina Madre ¿no?), fue el Sabio Consejo del que te platiqué arriba: "Una Sonrisa te abrirá las puertas". Al seguirlo, no solo ganó autoconfianza por la forma en que reaccionaba la gente ante su seguridad al pararse frente a un adulto desconocido y con una gran sonrisa en la boca decir: "Hola. Quiero ser Reina de la Primavera. ¿Me ayudas?", si no que también aprendió el poder que tiene una simple sonrisa. Aun hoy, después de 3 años, utiliza esa táctica con su papi. Cuando mi Romeo le pide amablemente y por favor (porque ahora les debes pedir a los niños, porque si les das una orden, los traumas y violas sus derechos), que recoja sus muñecos de peluche del piso de su cuarto, la pequeña tirana sonríe y con ojos pispiretos le dice a su progenitor: "¿Me ayudas, papito?". Y papito, termina haciéndolo por ella y yo siento crecer mi vesícula a pasos agigantados.

El día de ayer, fui a conocer Manzanillo. Si, es una vergüenza haberlo hecho apenas, después de 8 años de vivir aquí, lo acepto, pero ese no es el punto. La cuestión es que, hablando de sonrisas, debo decir con tristeza que ni en la central de autobuses de Colima ni en la de Manzanillo, tienen como requerimiento especial para la gente que da atención al público que sonría: Las señoritas de taquilla de cierta linea de autobuses (que es de PRIMERA y te da un servicio PLUS), te reciben como si te estuvieran haciendo el favor de dejarte viajar en su camioncito.¿ Y qué decir de las asistentes que te reciben el boleto y te dan tu lunch? ¡¡Señor del Cielo y de la Tierra!! Lo único que quieren es que te quites de enfrente de ellas y hacen las cosas rápido, mal hechas y de mal modo.

¿Hablamos de los Servicios de Salud Gubernamentales? La escuela que capacita a las asistentes que te reciben en los consultorios, seguramente tiene una materia obligatoria llamada "Jetas al Enfermo" o algo parecido. O sea, no estoy pidiendo que te reciban como si fueras Paris Hilton, pero POR FAVOR, créeme que solo un minúsculo grupo de la población mexicana, asiste a estos Servicios de Salud por masoquismo... Obviamente, si vas al Seguro Social, es porque te sientes mal, no tienes dinero para pagar un Servicio Médico particular y sus medicinas y necesitas comprobar a tu jefe que en verdad estas enfermo y en verdad fuiste al doctor...

Y aún las transnacionales tienen ciertas deficiencias en este sentido. En una ocasión, en un restaurante de comida rápida, propiedad del Viejo Mc Donald una de las chiquillas (porque no creo que tuviera mas de 19 años) del mostrador, me mostró la otra cara de la publicidad esa de la sonrisa... Sin siquiera dignarse a verme, me tomó la orden sin ganas, casi con asco tomó el billete que le extendí y obviamente. NO sonrió. No supe si fue porque mi color de piel es más oscuro que el de ella, porque yo no iba vestida como lo dicta la moda o por ambas dos al unísono y al mismo tiempo. El caso es que, antes de lastimar la susceptibilidad de la chamaca, le pregunté: ¿Estás enferma, te sientes mal o estás enojada? Ella, obviamente se "sacó de onda" y me contestó que no. Entonces, habiéndome cerciorado de que no tenía ningún problema físico, metal o emocional, pues me enchilé. O sea que me enojé y le dije: "Pues entonces no hay razón para que no sonrías y no des un trato amable al cliente". 

Ok. Ahora tu vas a decir que todos tenemos derecho a un mal día o un mal momento y que debí ser tolerante. Bueno, déjame decirte que ¡¡Estas maal!! Mi trabajo, me pide ser amable con cada persona que llega al Museo. A ellos no les importa si me duele un callo o si no tengo pasra pagar la renta de mi casa y por esa razón están sacando mis cosas de ella mientras yo les atiendo. Porque para eso estoy. Mi deber, es ser atenta, cortés, ofrecer toda la información que me soliciten y sobre todo: Sonreir. Mi lema es: "Sonríe al visitante como si fuera el primero del día". Como si estuviera recién bañada, maquillada y peinada. Fresquecita. Sin importar si la persona que estaba antes, me trató con la punta del pie. Me tomo un segundo para voltear a la pared, suspiro y regreso a la posición de bienvenida. Sonrío para recibir al siguiente visitante. Y creeme, que esa actitud hace una gran diferencia en mi día y en el de las personas que van al Museo. Hace mas feliz mi vida y mucho mas placentero mi trabajo. Y la gente se va con la sensación de ser especial. Cada uno lo somos y cada uno merecemos ese trato sin importar nuestra condición social, económica o cultural. 

Somos un Estado con gran afluencia de turismo. Y si queremos conservar su afluencia, debemos tener actitud de servicio. Por eso, haré una petición al Secretario de Salud del Estado, para que en conjunto con el de Turismo, realice masivamente y con caracter de urgente, operaciones de cosmética facial a todos los empleados de Gobierno para cambiar las caras de odio, por alegres sonrisas. Como la que quedó en la cara de Peter Seller (según el mito urbano), al momento de su muerte. Pero esa es otra historia...

IMMA


Hoy, hace nueve años, tuve por primera vez en mis brazos un pedacito hermoso de carne a quien su papá y yo, decidimos llamar Imma Scherezada. Un tan frágil ser humano, que decidí defender y amar con todas las células de mi cuerpo. Con todos los días de mi vida. Por quien soy y por quien crezco cada día.

Me convertí en mamá con todo el miedo del mundo (pues mi niña llegó sin instructivo). Poco a poco he descubierto capacidades que jamás pensé que tenía: Despertar a mitad de la noche para alimentar a una insaciable bebé y cambiar su oloroso pañal sucio. Ser enfermera 24/7 cuando así se ha requerido. Llegar con alegría a mi segundo turno después de un largo día de trabajo (y mi jefecita de este turno SI que es exigente).

He tenido que curar heridas que no entiendo cómo se han producido y consolar con palabras de ternura cuando lo que más he quiero es salir corriendo a darle un coco a la niña que ha hecho llorar a mi ternurita.

Tuve que mentir acerca del ratón Pérez y Santa Claus y después ofrecer disculpas cuando la verdad salió a flote. Aprendí lenta y torpemente a hacer disfraces y manualidades y me quité la vergüenza de salir a venderlas cuando, en su mundo todopoderoso, quiso ser Reina de la Primavera. ¡Y casi lo logramos!

También ha sido necesario corregir actitudes negativas y con todo el dolor de un corazón de madre, castigar y dar un golpe cuando ha sido preciso. En esos momentos, he sido una malvada y los: “Tu no me quieres. Ojala no fueras mi mamá” allí han estado…

Ahora entiendo la frase: “A mi me duele más que a ti”. Y es cierta.

Pero me dolería aún más, que no creciera o madurara. Así que aunque las verduras y medicinas no saben buenas, también me he buscado trucos para que las tome.

Si, debo aceptarlo. Las madres somos los seres más mañosos sobre la tierra. Nos damos nuestra maña para que los hijos coman, duerman, hagan la tarea y se bañen. Siempre tenemos en la lengua una frase que pueda ser una lección de vida: “Ya ves por qué hay que hacer…” y de esta forma, nos apoyamos en los errores ajenos para que nuestros hijos aprendan algo. Por supuesto, de un modo muy casual y sin que se note el terror de que fuera a nuestro pequeño a quien le hubiera sucedido.

Cuando ella era bebé, me despertaba a mitad de la noche, solo para cerciorarme de que respiraba. Hoy paso por enfrente de su escuela para verificar que todo está en orden. El ser una madre híper-aprehensiva, me llevó a ser Presidenta de la Sociedad de Padres de Familia del Preescolar. El mismo puesto me espera para cuando ella esté en quinto y sexto año de primaria.

Aprendió a nadar y rompió mi corazón cuando me dijo que no quería competir. Y yo acepté con un gran suspiro de resignación, pero agradeciendo que haya tenido el valor de decírmelo. Ahora toma clases de teatro y flauta. Definitivamente es del tipo artístico y no deportivo y lleva a cabo las dos actividades con la disciplina de una adulta. Mi adulta chiquita.

Ahora tenemos pláticas de nosotras dos. De cosas que su papá no imagina (ni queremos que sepa). Dejó el asiento trasero del carro y es mi copiloto cuando volamos por las calles de Colima mientras cantamos como gallinas "Everybody Dance Now". Ya no se sube al carrito del super porque le gusta tener libertad de acción y se enorgullece de ir sola en su scooter a la tienda. Se encarga de la limpieza de las “gracias” de su perra y defiende a su gato a capa y espada. Es mi contrincante en el dominó y mi contacto de Messenger.

Ya no es más una bebé, pero siempre será MI bebé. Y yo, su mami, amiga, mascota, juguete, cómplice y a veces, solo a veces, su malvada madrastra.

¡¡Te amo Princesita Imma, feliz cumplee!!

LOS SUEÑOS (¿DE ALINA KUROSAWA?)


Anoche, anoche soñé contigo.
Soñé una cosa bonita ¡Que cosa maravillosa!...
"Ay Cosita Linda" Pancho Galán

Soñar con alguien puede ser algo muy hermoso: Tener a ESE alguien entre tus brazos, rascarle la cabecita, acercar tus labios listos para el ¡¡beesoo, Beesoo!! y de pronto, ¡¡Zaz!! Pueden pasar dos cosas: O Gracias a Dios despertaste, porque estuviste a punto de besar de lengüita a tu gato (y los gatos la tienen muy rasposa) o ¡¡Zaz!! Le das un golpe al ente maléfico que te despertó, porque estabas a punto de hacer realidad tus sueños: Ser besada por Brad Pitt, sin Angelina de por medio cuidando a su maridito. Bueno, eso me contó la prima de una amiga (¡Snif!).

Lo cierto es que los sueños contienen mundos maravillosos en los que podemos hacer realidad nuestras fantasías mas torcidas o nuestros anhelos mas grandes. Yo sueño que vuelo. De pronto comienzo a correr para agarrar impulso y mis pasos se van haciendo laargos cada vez maaas y maaas, hasta que de un brinco, me elevo hacia el cielo y planeo como un bello zopilote...

Mi sueño, según los pecsicólogos, quiere decir que anhelo libertad. Yo no les creo mucho, porque supongo, solo supongo, que mi mentecita es MIA y nadie mas puede pensar como yo, aunque quizá si un poquito parecido... Entonces, ¿Cómo pueden decir que mi sueño significa lo que dicen? O sea, a lo mejor lo que quiero es viajar, o conocer la cuidad desde arriba o quiero pensar que soy ligera y hermosa como la actriz principal de Forrest Gump. No. No como Sally Field o Robin Wright Penn. Como la pluma. Ese maravilloso desecho de pájaro que flota graciosamente por los aires en una de las escenas de cine más largas jamás filmadas... Además, quien va a querer ser libre cuando lo tiene todo: Una hija maravillosa, AMORTZ, un trabajo estable, una suegra, un auto (tenencia y reemplacamiento incluídos), una casa con teléfono, luz, agua, gas, hipoteca por pagar...

¿Y qué decir de las pesadillas? Esas si que no se las deseamos a nadie. Gracias a Freddy Krueger, conocí las pelis de terror." Pesadilla en la Calle del Infierno" es una película de culto. Resulta que por traviesas y desobedientes y a escondidas de los adultos, la vimos mis dos primas, mi hermana y yo una mañana de verano en la videocasettera de mi abuelita. En 1984 yo tenía... Bueno, era muy pequeña y juro que a partir de ese día y hasta hace poco más de un mes, temblaba solo de pensar en el: Freddy es la personificación del mal. A ver, ¿En que momento del día es cuando somos más vulnerables? ¡Claro! Cuando dormimos. Allí es donde cualquiera, desde Freddy hasta Winnie Pooh puede meterse a nuestros sueños y hacernos morir sin borrar una enorme sonrisa de su carita... Recuerdo que cuando tenía como 13 años, soñé que mi mami me perseguía por toda la casa con un cuchillo de cocina, hasta que logró alcanzarme y apuñalarme en el corazón. Fue tanto el dolor que sentí, que me desperté, sudando, gritando. Y pegándome a puño cerrado en el corazón. Ja, ja. Yo sola, para hacer más intensa la pesadilla, me pegué en mi pechito hasta que ya no pude más. ¡¡Así de ridícula!!

Los bebés cuando duermen de pronto se ríen. Dicen las abuelas que es porque los angeles les hacen cosquillas en la nariz con las alitas... ¡Aaay. Que tiernas! Yo una vez me desperté y vi la cara de mi amado Romeo justo encima de la mía. Dice que me estaba riendo pero no me acuerdo de qué. Mmm... La verdad si me acuerdo, pero como el tema tiene que ver con mi jefa, un pastel y la segunda ley de Newton... Ja, ja, ja. ¡Aayy, nomás de acordarme me vuelvo a reír!

¿Y que sucede cuando alguien más es quien lo sueña a uno? En una ocasión, a mitad de la noche, mi Romeo me despertó muuy enojado porque había soñado que un perro (Gran Danés o Chihuahua, no me acuerdo ni me importa), me había atacado destrozandome por completo. Yo a medio despertar y a 100% de babeado nocturno, le dije al mas puro estilo de Lucero: "¿Yyy?". ¿Qué te imaginas que me contestó? Me dijo: "Pues me re$%&/ que te hayas dejado matar, mensa"... Ok, sin palabras...

Por eso, desde la mañana, traigo en la cabeza la guapachosa cancioncita de Pancho Gil y mi cuerpo reacciona al ritmo y se mueve por su cuenta. Y es que anoche soñé contigo, aunque no he podido descifrar si fue una pesadilla o un maravilloso sueño. Lo que para unos es maravilloso, para otros es aterrador. Como los payasos. Pero esa es otra historia...

PANTALONES ROTOS

Los pantalones de mezclilla rotos, se pusieron de moda por allá de 1990 (el milenio pasado). Usarlos, era una forma contestataria de vestir. Era decir NO a lo que mami siempre nos dijo: "Y no rompas los pantalones, porque pareces hijo del basurero".

Para mi generación, ya no era suficiente usar la anteriormente satanizada mezclilla que ahora se pintaba de colores. Nosotros fuimos más allá: Rompimos las reglas y nuestros pantalones de mezclilla. Recuerdo haber visto a mis compañeros de escuela, tallar levemente donde ya se estaba formando un agujero, para lograr el tan anhelado objetivo: Andar a la moda con un pantalón de mezclilla roto. Aunque pudorosamente, usabamos un short de likra negra para que no se vieran nuestras miserias. En lo personal, yo los prefería usar los días en que específicamente tenía clase de danza (¡Ay, mi amado CEDART!). Así las mallas rosas de ballet, hacían aún mas rebelde el asunto: A primera vista, parecían que era mi piel y eso, entre otras cosas, era una clara incitación al pecado...

La primera vez que usé pantalones rotos, sinceramente fue porque los casi-nuevos estaban sucios. No tenía nada más que ponerme, porque siempre fui de las que se compraban pantalones hasta que se acababa los anteriores y si, lo acepto, tuve que sacar LITERALMENTE los pantalones rotos de la basura. Es que en ese tiempo, no tenía el terror a los gérmenes que me caracteriza hoy. Me sentí libre y un poco pícara: Gracias a la herencia, mis muslos son un poquito regordetes y siempre rompo los pantalones de la entrepierna. Esa rotura, obviamente, se va a todo lo ancho del pantalón y termina justo al otro lado de la entrepierna: O sea, pa que me entiendas, se me ve la nacha...

Durante muchos años, me anclé a ese tipo de moda. Para usar los mentados "pantos rotos" experimenté toda clase de aditamento para quer no se me viera (la naylon): Desde los boxer de hombre, que abandoné en el clóset porque de no hacerlo, mi mami no dejaría jamás de decirme: Si vas a usar calzonzotes, mejor ponte bloomers, que esos si son de nena; hasta una gran mascada de mi mamá puesta como si fuera un pareo. Así se cubría un poco la rotura y me veía aún más underground (Si, lo acepto, fui grunge y es algo que superaré gracias a que no hay fotos y ya nadie más lo recuerda).

Pero después, crecí y maduré... Bueno, bueno. Me hice más vieja y tuve que buscar un empleo. Y los pantalones rotos se fueron al olvido. Ya no eran parte del estilo de vida oficinista de Las Lomas que tenía. Además de que de lunes a Viernes, usaba uniforme y pues ya no tenía oportunidad de ponerme los pantalones rotos que se comenzaban a ver un poco... ¿Cómo decirlo? ¡¡Cero nice!!

Hace un mes, precísamente, mis pantalones de "mezcla" se comenzaron a sentir cansados, desgastados. Ví con cierta simpatía, que mi uniforme de trabajo se estaba convirtiendo en algo parecido a aquellos pantalones rotos del ayer y me dije a mi misma. ¿Por qué no? Hace tres días y sin avisar, mis pantalones de mezclilla del trabajo, se convirtieron oficialmente en "pantos". ¡¡Sii!! Qué alegría, que placer me causó su nacimiento Newtoniano (porque se rompieron justo en la segunda ley de éste sabio personaje). Con la nacha al aire, orondamente caminé por las calles de Colima. Volví a ser joven, a estar a la moda. Qué bueno que ese día en lugar de la acostumbrada tanga, previsoramente me puse mis calzones de abuelita, que si no... Pero después de media hora, mis muslos gorditos hicieron de las suyas y comenzaron a enrojecerse con una sensación de ardor... ¿Que no entiendes que pasó? Pues que me rocé. Comenzó como un dolorcito leve, soportable. Y cuatro horas despues, porque todavía faltaba el turno vespertino del trabajo, llegué a mi casa como vaquero recien bajado del caballo. ¡Ah jijo! No me ardía, me recontra quemaba y ni la super encremada y entalcada que me di, me sirvió para maldita la cosa. Y lo peor fue al día siguiente, cuando enfundada en mi likra pa evitar la "rozación", tristemente tuve que ponerme el pantalón nuevo (la costumbre de "hasta que se rompa el viejo", no se me ha quitado). ¡Naa que! Mentira. Ni tan peor. Gracias a la likra de ciclista (lo UNICO que tengo de ciclista, creanme), me gané el delicioso piropo de "esa mi langosta" (por lo de toda la carne en la cola). ¿Nunca han visto una likra de ese estilo? Tienen unos cojincitos en el área posterior para que no se sienta feo sentarse en el mini asientito...

Así que hoy, ya curada de mis dolencias y para no perder la ancestral costumbre, le dije a mi pequeña hija despues de reacomodar por millonesima vez la ropa de su clóset: "M'hija, yo creo que ya vamos a tirar esos pantalones. Comienzas a parecer hija del basurero".

EL GENOCIDIO (INVOLUNTARIO) ANUAL

Llegó la época de amar, dar y regalar. llegó la época del genocidio (¿involuntario?) anual. La definición, según la Real Academia Española (cuya credibilidad y confiabilidad ha bajado, debido a las TÍLDES eliminadas recientemente), es la de "Exterminio o eliminación sistemática de un grupo social por motivo de raza, de etnia, de religión, de política o de nacionalidad".


Eso es lo que sucede cada año, en aras de la celebración de la navidad. La gente ha decidido que es muuy inteligente, comprar un árbol natural, que al haber sido cortado, automáticamente está muerto, para adornar su casa. No entiendo cómo han podido llegar a la conclusión de que atentar contra la ecología es algo bonito. Habrá gente que quizá diga: Pues para eso los plantan, ¿no? ¡Claaro! Los plantan para que idiotas como tu, que todo el año se regodean de su activismo ecológico, que compran bolsas de basura ecológicamente amigables o que hacen del reciclado un estilo de vida, lo olviden porque "es suuper nice poner un arbolito natural".

Y no, no estoy en contra del espíritu navideño cocacolero o del que te meten a fuerza de repetición porque la navidad debe ser "totalmente palacio". Por mi, puedes gastar el dinero que tengas y el que no. Pero no salgas con la $%& que para eso plantan esos árboles y que tener uno en tu casa, es muuy chic.

También, permiteme decirte que me vale una $%& que al finalizar las fiestas decembrinas, todos los arbolitos sean juntados en una enoorme pila de arbolitos secos de navidad y "los reciclen". O sea, ¡por favor! Es un insulto a la inteligencia pensar que el árbol que tiraste a la basura, alguien amorosamente lo va a recoger de entre pañales sucios y lo va a llevar a reciclar.

Estaría de acuerdo en esta tarugada de los árboles de navidad naturales, si el planeta estuviera 100% libre de deforestación. Si las selvas y los bosques estuvieran llenos de árboles y plantas y entonces si, no tuviéramos mas que el compromiso de respetar la biodiversidad. Pero antes que nada, está el negocio y el sacar dinero de los caídos (los árboles).

Reforesta. Planta árboles y flores. Abónalos y procúrales agua. Entonces entenderás lo que digo. Es estúpido cortar algo que te ha costado tanto trabajo mantener con vida.

Por lo pronto, continúa adornando tu árbol natural de navidad. Y en la parte media, ponle una foto tuya con un letrero que diga "GENOCIDA". Y explícales a tus hijos lo incoherente que eres y lo que estás haciendo por la ecología...

SARI

Esta hermosa princesa, me enseñó que no sería alérgica a los niños por siempre. Con ella, cambié mi primer pañal y descubrí el amor maternal que después me vendría a reafirmar mi hija.

Nunca pude quedarme a solas con ella, ni me la encargaron, si no hasta que tuvo 9 años. Supongo que no fui de fiar en eso de la responsabilidad...

El día de su bautizo, le di a probar su primer trago de coca-cola y recibí la inmediata excomunión por parte de sus papis, de sus abuelos, de sus tíos, de sus vecinos y de todos los seres vivos en el universo.

Y mi nena creció. Lejos de mi gracias a mi y más lejos gracias a sus papis. Pero el contacto no ha desaparecido. Ahora chateo con ella, le mando mensajes via cel. Tiene tweeter, quiere face...

Soy su fan. La que la admira por lo inteligente y madura que es. Porque juega videojuegos mejor de lo que yo pueda soñar hacerlo. Por aprender japonés de forma autodidacta y on-line. Porque canta en el coro de la escuela y ha dejado atrás la timidez que la caracterizaba.

Ahora mi nena es ésta, la de la derecha. La que hace pijamadas. Quéé?? Cuando creciste tanto, mi pequeña??

Feliz cumpleaños a mi nena. Feliz cumple Sari. Te Amo. Tu tía "zikiz"

GRACIAS

Hace un tiempo, te comenté que mi pluma se había secado y tu me dijiste que no dejara de escribir, si era lo que realmente me gustaba... Me convencí de ésta sequía aún antes de conocerte y de pronto llegaste, primero a la vida de mi hermana y luego a la mía.

Pero fue en mi vida, que lograste este enorme, magnifico cambio de pensamiento.

El viernes, comenzaré a asistir a un diplomado de creación literaria y ya no quiero, ni por asomo de duda, dejar de escribir. Deseo fluir como el agua. Ser como ella. Dejar salir las letras que se agolpan en mi cerebro y se convierten en una maraña de palabras...

Gracias Héctor. Vienen semanas muy pesadas debido al trabajo, el diplomado y otros cursos que tengo pendientes por tomar; pero ahora sé qué es lo que quiero y es el camino hacia donde el Señor me está llevando. Si es algo que amo tan profundamente, ¿Por qué dejar de hacerlo? Ahora, después de muchos años, empiezo a pensar en la posibilidad de ser publicada... Eso es algo que jamás hubiera imaginado. Gracias de nuevo Héctor.

Que Dios te dé un maravilloso amanecer cada día.

DOLOR

No sé que fue lo que te hizo abandonarme a mi suerte. No sé por qué de pronto desapareciste. No entiendo tus juegos, no entiendo las reglas. Me hiciste sentir valiosa, parte de algo importante y ahora me debo mover rápido o los dardos me envenenarán implacablemente. Comienzo a sentir de nuevo, el dolor en las muñecas. Hacía años que no existía en mi. Definitivamente, no estoy hecha para este tipo de situaciones. Ahora solo quiero que termine rápido. Ya no quiero sentir...

LUCI IN THE SKY WITH DIAMONDS

De todos sus hermanos, era la que nunca negó lo que sería durante su larga vida. Quizá por eso fué la elegida. Dicen las malas lenguas, que era como su mamá, pero en miniatura. Su nombre si tiene que ver con la canción. Y a pesar de tener un nombre tan corto (Tan solo Luci), tuvo muchos apodos algunos cariñosos, otros no tanto: Luci, Cuquis, Cuca, Alisset Morrison (¡¿?!), Lucia Gato: Investigador Privado...

Luci llegó sin ser esperada, casi sin ser deseada. Con la consigna de que si no se comportaba, se iba. Y ella se comportó.

Por 19 años, fue toda una dama (a excepción de sus 3 meses de libertad en que se salió de la casa a la primera oportunidad que tuvo y de la misma forma en que desapareció para recorrer el mundo y tener aventuras, un día regresó).

Señorita eterna, un día descubrió que no le gustaban los niños, más bien, que los odiaba. Y se ganó a uñas el respeto de todos los que llegaban a quererla tocar.

Algunos le cantaban canciones inventadas, otros, canciones famosas. Habiamos quienes la molestabamos y después nos dolíamos por su reacción.

"Sufría" su condición con una elegancia, que cualquier niña bien habría envidiado: Dormía 23 horas al día y utilizaba 5 minutos para realizar sus ejercicios de acondicionamiento físico, 10 minutos para comer y hacer sus necesidades y lo demás, para asearse. Consideraba su trabajo, como algo muy serio: ¡Ser el adorno de la casa, no era algo fácil!

Lloraba a las palomas que se acercaban a la ventana: Como diciéndoles "aguas, no te vayas a caer".

Bebía exclusivamente agua de la llave derecha del lavabo (en eso coincidíamos: esa agua no se por qué es ¡deliciosa!) y por supuesto, la puerta del baño debía permanecer abierta TODO el día. Además, le gustaba que la cepillaras justo cuando estabas en el baño, tratando de concentrarte en otro tipo de actividades. Digamoslo así, te agarraba como al tigre de Santa Julia.

Y por supuesto, cuando se sentía estresada, era la más feliz vomitando por todo el departamento o más específicamente, en la cama de aquel que osara ponerla en ese estado de sufrimiento mental.

La llamé por teléfono para felicitarla el día que cumplió 15 años. Era mi primera sobrina en llegar a esa maravillosa edad. La volví a llamar cuando cumplió sus sweet sixteen. El día que cumplió 18 años, también la llamé pero ahora como tía sonsacadora, para decirle que no dudara en pedirme que le regalara su licencia de manejo (ya era mayor de edad, no?).

Hace dos días, le hice la llamada que siempre había querido evitar, pero que era necesaria: Llamé para despedirme de ella. Le dije lo que ella ya sabía: Que la amaba, que por ser la mayor de mis sobrinas, era alguien muy especial. Que me perdonara por hacerla berrear, pero que estabamos a mano por los rasguños que me había dado. Y le dije que no se preocupara: Maneki no vino a sustituirla; más bien llegó a mitigar un poco el dolor de mi hermana por esta partida que tenía que llegar.

Y hoy llegó. Ahora Luci está en el Cielo de Diamantes. Mi nena va a ser cremada y así podrá estar por siempre con mi hermana, que tanto la amó y a quien le dolió sobremanera dejarla en DF cuando no pudo llevarla consigo a Ciudad del Carmen a vivir con ella. La veterinaria le advirtió que Luci no aguantaría el largo viaje en autobús o la anestesia para llevarla en avión.

Mi hermana regresó ayer al DF únicamente para dormir una última noche con Luci, como antes, cuando las dos eran más jóvenes.

Hoy Luci ya no está aquí. Pero se que algún día nos vamos a reunir de nuevo Toci, Chiquis, Alita y Luci. Juntas las cuatro como hace 19 años en que Luci conquistó el corazón de mi hermana, entrando para siempre en nuestras vidas y nuestros corazones.

¡¿JUATAJEL?!

Todo esto ha sido muy rápido. Hace dos meses era escritora de clóset, defendiendo con la muerte la virginidad de mis escritos y ahora... Quisiera que Todo el mundo los leyera. Pero no con un ánimo de alabanza extrema, si no de conocimiento y reconocimiento. Con ganas de que conozcan a la verdadera "mi" y de, al mismo tiempo, reconocerme en la maraña de hilos que me cubrió por tanto tiempo. Si. Porque por fin, he decidido salir del encierro, pararme frente a mis padres y decirles: "Papá, Mamá: Soy escritora". ¡¡Ámonos!! La niña, la chiquita que no pudo decidir en todos estos años bien a bien que hacer con su vida, ahora sabe quien es y hacia donde quiere ir...

Así que aquí voy. En esta nueva "gran aventura de mi vida" que fue precedida por fracasos e intentos vanos de ser algo que no puedo. Esta, ya no es la nueva: ES.

03012011

Puedo volar en sueños hacia tus brazos.
Ignorando la distancia, la rutina que nos envuelve.
Los sonidos de guerra que me enloquecen.

Y al llegar a tu lecho,
olvidarme de mi, solo ser una en ti.
Ser sin parecer, ni padecer.

Solo acercarme a tu nombre
me cambia al modo en que fui ayer.
Un grito contenido que crece en mi interior
burbujea como queriendo huir de mi.
Volviéndome eterea...

Y la nada se vuelve inverosímil.

El total de las células de mi cuerpo
danzan
al ritmo de una canción de tiempos pasados.

Mi cerebro canta,
sin entender las razones que le dicta mi garganta
para
callar...

De tu lecho aprendo sin aprehender.
De nosotros no predigo, no predico.
De mi,
solo sé que en el espejo
se refleja
una
que ya no soy yo.

A partir de ayer,
he decidido
Vivir en un sueño,
para jamás alejarme de tu lado...

domingo, 8 de mayo de 2011

ALMOHADA

Como cada noche al llegar a mi cama,
abrazo a mi almohada.
Inanimado objeto que lleva tu nombre.
Porque de ese modo,
puedo tenerte cerca, acariciarte, besarte.
Dormir contigo.

Pero esta noche es especial.

Cada miércoles, mi almohada,
que lleva tu nombre,
cambia de lugar.
Se aleja de mis brazos
y es cuando, por un dulce,
húmedo y cadencioso momento,
la abraso ...

jueves, 21 de abril de 2011

A UN DESOLADO CORAZON

¿Desolado?
No lo creo.
Cualquiera que tenga el don de la palabra escrita,
como la tienes tu,
no ha de sentirse solo.
Se tiene a si mismo,
a las letras.
¿Qué mejor compañía?

Desolados los que no podemos,
ni por asomo de duda,
convocar ni provocar sentimientos positivos en quienes nos leen.

Desolada yo...

miércoles, 30 de marzo de 2011

HOY

Hoy me desperté con ganas de tocarte.
De besar tus labios, de amarte.
De entregarme a ti de un modo sublime.
Sintiendo tu calor, mirándote a los ojos:
Ese breve trozo de mar que me observa con sutil morbo...

Hoy me desperté del sueño de tenerte,
puesto que la cotidianeidad,
me separa de la posibilidad de ser tu musa.

Y espero con ansias la noche,
que me llevara de nueva cuenta a tu mundo,
a nuestro secreto abrazo nocturno...

sábado, 12 de marzo de 2011

VERDUGO

Arcaicos vocablos de los que debéis prescindir.
Osáis utilizar un lenguaje prosaico que, cabida no tiene en la poesía.
¡Respetad, Oh Mortales a Polimnia!
Y no tratéis de innovar.
Vuestro destino literario,
escrito está...
Escrito Está...
ESCRITO está...
escrito ESTÁ.

NEMESIS

El cuento debe tomar su inspiración de los lugares comunes,
de las cosas que nos rodean para después, ser sazonado con algo de ficción”.
Jorge F. Hernández.

De nuevo miércoles. Mi día más odiado. Intenté preparar mi espíritu, pero el temor de saber qué nueva aventura me deparaba la hiperactiva y viperina lengua de mi Némesis, no me lo permitió del todo. Mientras me arreglaba, pensé en él. Despiadado, sin medio centímetro de amor en el cuerpo. No conocía la palabra compasión. Mucho menos su significado. Suspiré. ¡Era tan difícil convivir con él! Aun siendo mayoría no podíamos con “El Pelón”. Mario. Mi Némesis.

Comenzó a hacerme la guerra hacía un año cuando en una capacitación, declaró querer ser “el mejor en su trabajo”. A lo que yo respondí –Para eso, vas a tener que matarme, porque NUNCA me superarás-. Maldito el momento en que decidí abrir la boca. A partir de entonces, mis debilidades eran maximizadas y mis fortalezas, ignoradas. El equipo de trabajo al que pertenecía fue víctima de un acoso cruel cuya finalidad, era lograr la salida de los elementos inconformes del museo. Aunque la verdadera razón, era que les estorbábamos. Nuestro objetivo, era más grande que solo entretener a los niños que visitaban el museo. Todas las brillantes ideas que la directora presentaba al Secretario de Cultura, provenían de nosotros. Las estupideces, salían de la cabeza del “Patrón”. Queríamos hacer divulgación científica al mayor número de personas posibles pero no se nos permitía. Mi coordinador, siempre sensato, nos pedía paciencia, prudencia en nuestras palabras. –Esto no puede durar eternamente- nos decía en tono de padre amoroso -Vienen cosas buenas para todos-. Pero una noche de domingo hasta él se rindió ante la presión y tuvo que ser hospitalizado con síntomas de pre infarto.

¿Y el liderazgo de nuestra directora? No existía. Era un títere de “Pitufina”, creía ciegamente en sus palabras. El tipo éste se había ganado su confianza total. Y no solo tomaba decisiones por ella, también tenía libre acceso a su oficina y a su agenda personal. Ella le había dado copia de las llaves de su carro, de su casa y poder absoluto para firmar documentos y oficios en su ausencia. A tal grado llegaba su influencia en ella que en una ocasión “El Jefe” mostrándole una revista, le dijo –Mary, yo creo que con este corte y este peinado te verías estupenda-. Y al día siguiente, la directora llegó al trabajo estrenando look. La mujer por quien al principio sentí admiración y respeto, ya no estaba y en la opinión de todos, se necesitaba ser muy tonta para no darse cuenta que los problemas y conflictos internos, provenían del podrido corazón de su protegido.

Nuestras vidas familiares, también se vieron afectadas. Sabíamos que los problemas de trabajo debían quedarse allí, pero ¿Cómo hacerlo? Era algo que nos rebasaba. En palabras del Secretario de Cultura “nos habíamos dejado comer el mandado”. Sí. Él estaba enterado de los problemas y de donde provenían y no hacía nada por remediarlos. Era una situación bizarra, más parecida a una pesadilla que a la vida misma. Y sin dejar de ser pesadilla, una mañana, después de regresar de su rondín, el vigilante encontró en el interior del planetario a un Mario más sangrón y frío de lo que normalmente era. Porque alguien había tenido la ocurrencia de machacarle la cabeza a golpes y le había matado.

A la hora en que llegamos a trabajar, nos encontramos con la sorpresa de que el museo se encontraba bajo resguardo de la policía. Por todos lados buscaron indicios para descubrir quien había tomado un taladro por el cable y lo había estrellado en la cabeza del “Patrón”. Su muerte no nos alegró en absoluto. Quizá en un momento de ira, cualquiera hubiera dicho “cómo quisiera matarlo”, pero después la cordura enterraba esos pensamientos siniestros. De lo sucedido, algunos pensamos que era la ley del Karma, otros, que era un castigo de Dios. Y aunque nadie lo dijo abiertamente, todos sentimos alivio por liberarnos de su proceder mezquino y prepotente.

Mas por compromiso social que por sentirlo en realidad, todos en el museo asistimos al funeral. Hubo muy poca gente, así confirmamos lo que ya sabíamos: Ni su propia familia lo quería. Nadie lloró ante su tumba. La directora tampoco lo hizo, creo que gracias a las muchas las pastillas que debió tomar para conservar la tranquilidad. Aunque su muerte no nos alegró, tampoco lo echamos de menos. Poco a poco se calmaron las aguas y al cabo de dos meses, ya nadie gastaba tiempo ni palabras en recordarlo. Ni siquiera la jefa hablaba de él. Se comportaba como la viuda que en vez de llorar la pérdida de su esposo, se dedica a sacar adelante a los hijos que se quedaron sin padre.

Mientras tanto, las investigaciones continuaban y una mañana de miércoles, otra vez terrible día, llegaron un par de policías al museo repleto de ruidosos niños de preescolar. Y sin tener el menor tacto por la presencia de los pequeños, mostraron una orden de aprehensión por el homicidio de Mario “El Puñal”, para después llevarse con ellos al principal sospechoso: Yo.

Pasaron cuatro horas antes de que me concedieran el beneficio de una llamada telefónica durante las cuales, mi declaración previa fue revisada a detalle, analizada hasta el cansancio, puesta en duda. Por un momento, sentí que se trataba de una pesadilla o de una broma de mal gusto. Mi estado de ánimo, pasó de la sorpresa por verme en carácter de acusada al llanto al ver las fotografías de un Mario inerte, con la cabeza destrozada, en medio de un gran charco de sangre. ¡Y sus ojos! Esos que antes miraban a todos con rencor, ahora se encontraban desprovistos de toda expresión. Después pasé al enojo porque con el pretexto de que “las líneas estaban ocupadas” continuaban negándome el derecho a mi llamada de ley. Era imposible hacerles entender que no tenía nada que ver con la muerte del “Jefecito”. Me repitieron tantas veces que decir la verdad, reduciría mi sentencia… Igual que en el museo, me acusaban y condenaban injustamente. Me enteré que había sido investigada a fondo, teniendo especial cuidado en cierto aspecto de mi vida: Mi relación extra marital con un hombre de San Luis Potosí. Desde los correos electrónicos en los que nos declarábamos amor eterno, hasta las recetas médicas firmadas por el psiquiatra que me trató después de la muerte de Roberto, mi amante. Todo aparecía en el expediente. No entendía en donde se encontraba la conexión con el asesinato, pero algo me decía que ellos sí. Cansada de contestar sus preguntas necias, pasé más de una hora en silencio, después de la cual, por fin se me permitió hacer la tan ansiada llamada. Pero no pude encontrar a Carlo, mi esposo, por ningún lado. Iba a llamar a Paty, mi mejor amiga, cuando por la puerta entró Mary, mi jefa. Era la última persona a quien hubiera querido ver, aunque en ese momento no me importó nada que no fuera estar frente a una cara conocida, alguien que me rescatara del remolino en que me encontraba inmersa.

Mary Andrade, directora del museo, pidió unos minutos a solas conmigo al policía que me custodiaba y el, respetuoso de su cargo como funcionaria pública, se los concedió. Acercando una silla, me preguntó -¿Cómo fue que te metiste en este problema?- y sentándose y sin darme tiempo a contestar, continuó -¿Sabías que el próximo mes iba a dejar de ser tu jefa? El Secretario, tenía pensado para ti algo muy grande. “Es que Alina es tan inteligente. Alina es tan capaz de enfrentar todo sin dejarse vencer”. ¿Todo? No es cierto. Como la muerte de Roberto. Pobrecita. Que se muera tu amante dos días antes de dejar a tu esposo, es para volverse loca… Qué lástima me das, ¿Eh?-. Sentí tristeza porque aun lo extrañaba, lo amaba profundamente –¿Cómo sabes de Roberto?- Le pregunté. Nadie en el museo lo sabía. –¡Nena! Tu esposo me lo dijo. Eres una sucia. ¿Cómo pudiste engañarlo? Si él es tan bueno. En cambio tú, maldita perra. Todos te aman, eres talentosa, tienes carisma con los visitantes del museo. Y para colmo, eres la favorita del Secretario. ¿Sabías que te iba a dar mi puesto porque según el eres más inteligente que yo? Aunque a final de cuentas, creo que no lo eres tanto. Solo a ti se te ocurre matar a Mario porque sabía tu secretito y se lo iba a decir a todos si no le dabas dinero. Lo odiabas, ¿Verdad? Igual yo, así que no te sientas mal por aceptarlo. Ya me tenía harta. Estúpido prepotente. Siempre dándome órdenes, diciéndome que hacer. Haciéndome quedar como tonta frente a ustedes. Y luego tu Doña Perfecta, a punto de quitarme mi puesto. La dirección que tantos años de trabajo me costó tener. Matando a Mario y culpándote a ti, me deshice de los dos al mismo tiempo. Contrario a lo que todos pensaban, yo no confiaba en él. Pero el sí confiaba en mí. Por eso no sospechó nada cuando le pedí que me acompañara al planetario, porque me daba miedo entrar sola. ¿Sabes? No era tan cabeza dura como creíamos. Dos golpes. Solo eso necesitó para caer chillando como cerdo. Los otros tres que le di, fueron para que se callara. Pero los que más disfruté, fueron los catorce últimos. Jaja- ¡Cuánta furia sentí! –Estás completamente loca. ¿Te das cuenta que acabas de aceptar que TU mataste a Mario?- Le dije señalando la pequeña cámara que nos observaba casi con mirada inquisidora -Es cierto que no soportaba estar cerca de “tu niño de oro” pero jamás lo habría matado. Y si lo de quedarme con tu puesto, fuera verdad, no te preocupes. Nunca me interesó y lo sabes perfectamente. Eso hace la diferencia entre nosotras. Yo no paso por encima de quien sea para lograr lo que quiero. Y tú tienes un largo historial de traiciones y engaños- Me aventuré a decir. En mi condición, lo único que podía hacer, era lanzar un señuelo esperando que lo atrapara. Sin dejar de mirarla fijamente a los ojos, continué -¡Vamos! No pongas esa cara de inocencia. Todos lo saben. Y ¿Gracias a quién? A Mario. Él nos contaba todos tus movimientos. Tú tenías más motivos que yo para matarlo y lo hiciste. Ahora estamos en igualdad de condiciones, ¿No crees Mary? Solo espera que llegue Carlo y en menos de lo que imaginas, tú vas a estar sentada en esta silla y yo saliendo por esa puerta- Dije con aire triunfal. -En eso te doy la razón- Contestó con tranquilidad -Carlo es un buen hombre. No tolera la injusticia y no va a permitir que un inocente pague por lo que hizo alguien más. ¡Ay pequeña. Se me olvidaba contarte una cosita más!- Dijo acercándose a mi oído -Te van a pedir el divorcio. Carlo descubrió tu engaño cuando te encerraron en el loquero y fue a verme por lo de las incapacidades y esas cosas. Estaba muy dolido y solo quería ser escuchado. Lloró como un niño pequeño y bueno… Tuve que consolarlo. Mañana cumplimos un año de estar juntos. ¿Sabes dónde vamos a celebrar? En Manzanillo. Fin de semana familiar. MI nuevo hijo, MI hombre y yo. ¡Qué maravillosa familia me regalaste, Alina! De la muerte de Mario, estoy segura que te vas a quedar calladita, porque tu hijo es tan pequeño e indefenso... Además, nadie te va a creer si les dices que yo lo maté, porque él era mi único amigo. Ahora contéstame algo. ¿Quién resultó ser la más inteligente de las dos?- Dijo mientras salía de la habitación, dejándome temblando de terror. Mi verdadera pesadilla, apenas iba comenzando.