miércoles, 21 de septiembre de 2016

SÁBANAS

Lavé las sábanas que compartieron con nosotros el piel con piel de aquella noche, para ver si de esa forma podía olvidarte.

El detergente y la lavadora, hicieron su trabajo y acabaron con los residuos de nuestro breve amor. Pero conservé intacta la funda de la almohada en la que reposó tu cabeza, para seguirme deleitando con el aroma de tu cabello.